Nuevo tratamiento podría proteger contra cualquier cepa de la gripe

Se espera que este tratamiento desarrollado por investigadores de la Universidad de St. Andrews, tenga el potencial de proteger, en un futuro, contra la gripe corriente e incluso contra cepas pandémicas del virus.

En un esfuerzo internacional, los científicos involucrados afirman que el tratamiento preventivo podría ser utilizado como una “primera línea de defensa”. Destacados expertos en gripe han afirmado que este nuevo desarrollo es muy prometedor y de gran importancia en la actualidad.

La investigación fue dirigida por el profesor Garry Taylor y Helen Connaris en el Complejo de Investigación de Ciencias Biomédicas de la mencionada universidad. Ellos informaron que han desarrollado un enfoque alternativo orientado a prevenir la influenza mediante la síntesis de nuevas proteínas que están diseñados para enmascarar moléculas específicas de azúcar que recubren el tracto respiratorio.

El virus de la influenza, informan, y otros patógenos respiratorios, tienen que unirse a estos azúcares para ingresar a las células para iniciar el proceso de infección. Este nuevo método fue probado en ratones por los colaboradores del Instituto Roslin de Edimburgo y del Hospital de Investigación St. Jude en Memphis. Los estudios mostraron que una sola dosis intranasal protege completamente a los ratones, incluso cuando se administra 7 días antes de someterlos a un contacto letal con el virus pandémico.

Los ratones, además de sobrevivir, desarrollan anticuerpos contra el virus lo que sugiere que están "vacunados" contra cualquier futura exposición al virus.

La influenza sigue siendo una constante amenaza para la salud en todo el mundo, con epidemias anuales que reclaman cerca de 500.000 vidas cada año, según la Organización Mundial de la Salud. La aparición de nuevas cepas en aves en los últimos años ha puesto de manifiesto la notable capacidad del virus para cruzar las barreras entre especies y plantear amenazas para la salud mundial.

Aunque las vacunas son la piedra angular de la prevención, estas no siempre son efectivas y toman tiempo para desarrollarse en cantidades necesarias para el tratamiento de poblaciones enteras. Los antivirales también están disponibles, sin embargo, en un reciente informe se ha puesto en entredicho su eficacia, sobre todo del Tamiflu.

Los investigadores están muy optimistas con este nuevo enfoque preventivo que se utilizaría como una primera línea de defensa contra las nuevas cepas pandémicas, antes de que se desarrolle una vacuna eficaz. El enfoque también podría ser utilizado de manera rutinaria contra las cepas de gripe estacional para proteger la salud de las personas. Señalan, además, que el reciente informe (Cochran) que revela la limitada eficacia de Tamiflu, que ha sido almacenado por varios gobiernos con un enorme costo, demuestra la necesidad de nuevas alternativas. Es aquí donde cobra mayor relevancia este nuevo enfoque, puesto que tiene el potencial para ser utilizado como preventivo contra cualquier virus conocido actualmente y las emergentes como el H5N1, H7N9 y la muy reciente H10N8. Dado que varios otros patógenos respiratorios utilizan la misma ruta de entrada para desarrollar el proceso infeccioso, la utilidad de esta técnica de tratamiento podría ser mucho más amplia.

Los autores del estudio son Helen Connaris, Lei Yang, Margaret Taylor, Sandra Tauber, Nadiawati Alias, Robert Hagan y Garry Taylor de St Andrews; Elena Govorkova y Robert Webster, del Hospital de Investigación St. Jude Children, Memphis; Yvonne Ligertwood, Bernadette Dutia y Tony Nash en el Instituto Roslin, de Edimburgo.