Variaciones pequeñas en el espesor del hielo desencadenan los cambios del clima

Científicos de la universidad de Cardiff han encontrado evidencia de que las pequeñas fluctuaciones en los tamaños de las capas de hielo durante la última edad de hielo fueron suficientes para desencadenar un cambio climático abrupto.

El equipo comparó los datos de un modelo simulado que recuperaron de los núcleos de hielo y sedimentos marinos en un intento de averiguar por qué los saltos de temperatura de hasta diez grados tuvieron lugar en latitudes más al norte dentro de pocas décadas durante la última edad de hielo.

La investigación confirma que las capas de hielo más gruesas aumentaron la circulación oceánica y transfirieron calor hacia el norte debido a la redirección de los vientos dominantes. Con esto el norte se calentó, los glaciares se retiraron, los vientos volvieron a la normalidad, y el norte se volvió más fresco una vez más, completándose el ciclo.

Los investigadores afirmaron que con las simulaciones realizadas con el modelo climático, fueron capaces de demostrar que el sistema climático puede responder a pequeños cambios bruscos del clima. El estudio sugiere que el nivel medio del mar, poderosas fuerzas, como la dramática aceleración del derretimiento de la capa de hielo polar, no son necesarios para crear abruptos cambios del clima y cambios de temperatura.

En la actualidad, la extensión de hielo marino del Ártico es mucho menor que durante el último período glacial. La capa de hielo Laurentino, la principal fuerza motriz para la circulación oceánica durante las glaciaciones, también ha desaparecido. El cambio climático, siguiendo el patrón de la última edad de hielo, no son previsibles en las condiciones actuales.

En términos de la historia de la Tierra, sostienen los investigadores, nos encontramos en una de las fases más estables del sistema climático. Las condiciones previas que dieron lugar a los cambios bruscos de temperatura durante la última edad de hielo, no existen hoy en día, pero los cambios climáticos bruscos no pueden excluirse en el futuro.