Tartamudeo es producido por una red neural hiperactiva que inhibe el flujo del habla

Los científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales en Leipzig y en el Centro Médico Universitario de Göttingen ahora han logrado tener una mejor visión sobre uno de los trastornos del habla más frecuentes: la hiperactividad en las regiones del hemisferio derecho parece ser central en la aparición del tartamudeo.

"Típicamente, la circunvolución frontal inferior derecha (IFG) detiene el flujo del habla, mientras que la izquierda lo soporta. En personas que tartamudean, estas dos áreas están activadas a la inversa: el IFG derecho es hiperactivo y muestra conexiones apretadas con el tracto frontal, lo cual es un signo de inhibición del movimiento. Esto interrumpe el flujo del habla y puede inhibir la actividad en el IFG izquierdo"

Los científicos señalan que las áreas de la circunvolución frontal inferior derecha son particularmente activas cuando detenemos acciones, como los movimientos de la mano o del habla. Sostienen que, sin embargo, si esta región es hiperactiva, obstaculiza otras áreas del cerebro que participan en la iniciación y la terminación de los movimientos. En las personas que tartamudean, las regiones del cerebro que son responsables de los movimientos del habla se ven particularmente afectadas.

Se sabe que las dos áreas que contralan los movimientos del habla real son la circunvolución frontal inferior izquierda, que procesa la planificación de los movimientos del habla, y la corteza motora izquierda. Si estos dos procesos se inhiben esporádicamente, afirman los investigadores, la persona afectada no puede hablar con fluidez.

En este trabajo, se investigaron las relaciones utilizando imágenes de resonancia magnética (MRI) en adultos que han tartamudeado desde la infancia. Hicieron que los participantes se imaginaran a sí mismos diciendo los nombres de los meses. Se utilizó este método de habla imaginaria con el fin de garantizar que los movimientos reales del habla no interfieran con las señales sensibles de MRI. Así, los neurocientíficos, pudieron analizar el cerebro escaneado en busca de tractos de fibra modificados en las regiones hiperactivas del hemisferio derecho en los participantes que tartamudeaban.

Los científicos encontraron un tracto de fibra en la red derecha hiperactiva que era mucho más fuerte en las personas afectadas que en las personas sin trastornos del habla. Señalan que, cuanto más fuerte es el tracto frontal, más severo es el tartamudeo.

Los investigadores saben, de estudios previos, que este tracto de fibra desempeña un papel crucial en las señales de ajuste que inhiben los movimientos. Indicaron que la hiperactividad en esta red y sus conexiones más fuertes podrían sugerir que una de las causas de la tartamudez radica en la inhibición neural de los movimientos del habla.

La hiperactividad de esta red que está ubicada en la parte frontal derecha del cerebro desempeña un papel crucial en este déficit; inhibe la planificación y ejecución del movimiento del habla, interrumpiendo así el flujo del habla.

Este estudio también da pistas sobre las causas del tartamudeo que afecta al 1% de los adultos y el 5% de los niños.