Proteína de la leche alterada puede ayudar al tratamiento de bebés con SIDA