Nuevo método para predecir inundaciones extremas en las montañas andinas

Con una técnica de análisis de sistemas complejos, que se basa en comparaciones matemáticas de series de datos obtenidos durante largos periodos de tiempo, investigadores del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK), pueden predecir las grandes inundaciones que se producen en los andes.

Hasta ahora, los modelos de pronóstico del tiempo actuales no eran capaces de capturar la intensidad de los episodios de lluvias más extremas, que son los eventos más peligrosos y pueden tener efectos graves en la población local, tales como las grandes inundaciones o deslizamientos de tierra.

Los investigadores explicaron que cuando el monzón golpea América del Sur, entre diciembre y febrero, trae masas de aire cálido y húmedo del Atlántico tropical que viajan hacia el oeste; estos vientos son bloqueados por las escarpadas montañas de los Andes, a varios miles de metros de altura, y se vuelven hacia el sur. Bajo condiciones de presión de aire específicas, estas masas de aire caliente, cargados de humedad, se encuentran con los vientos fríos y secos que llegan desde el sur, lo cual origina precipitación abundante en las montañas más altas, que dan lugar a inundaciones en las estribaciones densamente pobladas de los Andes de Bolivia y Argentina.

Estos eventos estudiados por observaciones satelitales produjeron una 'Big Data' de información meteorológica obtenida durante 15 años, desde que se dispone de datos satelitales de alta calidad, generados por la NASA junto con la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, los cuales fueron analizados por un equipo internacional de científicos. La data estuvo ahí, pero nadie, hasta ahora, se había atrevido a analizarlo.

Con el análisis comparativo de series temporales de información, encontraron que los enormes racimos de lluvias comienzan en el área alrededor de Buenos Aires, pero luego vagan hacia el noroeste hacia los Andes, en donde luego de dos días, causan precipitaciones extremas.

Con este nuevo método se podrá predecir correctamente el 90 por ciento de las precipitaciones extremas que ocurren en los Andes Centrales durante las condiciones del fenómeno de El Niño, cuando las inundaciones generalmente son más frecuentes, y el 60 por ciento de los que ocurren en otras condiciones, informaron los científicos.

Estos resultados que no fueron fáciles de obtener, señalaron los investigadores, podrán ayudar a las instituciones locales en la planificación o preparación ante desastres puesto que tienen datos fiables y de fácil acceso.