Nuevo dispositivo de grafeno permite estudiar fenómenos cuánticos en una atmósfera normal