Leer literatura de ficción fortalece las habilidades sociales

Un reciente estudio publicado en la revista Science ha revelado una interesante cualidad para la lectura de novelas de ficción, ya que según tal actividad realzaría un conjunto de habilidades y procesos de pensamiento fundamentales para las relaciones sociales complejas.

Los responsables de este descubrimiento, David Comer Kidd y Emanuele Castano, son investigadores del The New School for Social Research, en Nueva York (Estados Unidos), quienes tras realizar un total de cinco experimentos sobre lectores de esta clase de literatura vieron que sus capacidades de reconocer las emociones y pensamientos de otras personas mejoró.

Las pruebas en los voluntarios estuvieron basadas en la Teoría de la Mente (TOM, por sus siglas en inglés), que refleja el grado en que un individuo es capaz de percibir las emociones y los pensamientos de los demás.

Así los encargados del estudio seleccionaron textos de calidad de libros reconocidos y que estuvieran enmarcados en tres tipos de escritura, ficción literaria, ficción popular  y de no ficción. Al leer esta literatura las capacidades TOM de los lectores fueron evaluadas a través de una serie de medidas como la lectura de la mente en los ojos,  prueba que pide a los participantes mirar fotografías en blanco y negro para señalar la emoción expresada de los actores en dicha imagen.

En el proceso también se uso el Test de Yoni, el cual incluye ensayos afectivos y cognitivos, para estimar también la capacidad de empatía emocional de los participantes sobre un personaje mediante unas mínimas pistas visuales y escritas.

Los resultados del estudio mostraron que quienes habían leído fragmentos de ficción literaria pudieron calibrar los sentimientos de los demás con mayor precisión, esto al hacer la comparación con grupos que tuvieron contacto con otros tipos de textos.

"Vemos esta investigación como un paso hacia una mejor comprensión de la interacción entre un artefacto cultural específico, la ficción literaria y los procesos afectivos y cognitivos",  señalaron al respecto Kidd y Castano.

Por último, según los autores, lo hallado se debe a que estas lecturas involucran más al lector intelectualmente, despertando de ese modo sus pensamientos creativos, a diferencia del efecto causado por libros de menor calidad en este clase de escritura.