La esquizofrenia y la depresión podrían originarse a partir de un mismo substrato cerebral