La edad materna favorece hijos con una mayor tasa de mutaciones en el ADN mitocondrial

Un estudio realizado en la sangre y células bucales sobre la transmisión de ciertos componentes genéticos que afectan el ADN mitrocondrial, encontró que los hijos de madres de edad avanzada parecen tener una tasa de variantes en dicho ADN mayor que la de los hijos de madres jóvenes. Ese efecto de la edad materna en la descendencia podría asociarse con trastornos diversos, como diabetes, enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer y cáncer.

El grupo de científicos tomó un total de 156 muestras de 39 parejas de madres e hijos sanos de ascendencia europea y, luego de secuenciación genética, reveló más mutaciones en el ADN mitocondrial de las madres mayores y sus hijos que las parejas de progenitoras más jóvenes.

Si bien para los investigadores no fue sorprendente encontrar mayores tasas de mutaciones en las madres, sí lo fue hallar esas tasas más grandes en los hijos. Frente a esta evidencia, los científicos lo sospechan que el proceso de aumento de mutaciones con la edad se produce también en las células germinales de las madres.

El estudio aporta otra novedad sobre el desarrollo de los óvulos; pone en evidencia de que el periodo que atraviesan los óvulos, en el que desciende su número de moléculas de ADN mitocondrial, es más corto de lo que se pensaba, lo cual influye en la probabilidad de transmisión de una enfermedad mitocondrial.

Estos resultados puedan dar lugar a la predecir de la transmisión de variantes de ADN mitocondrial que causan enfermedades y también podrían iluminar la dinámica evolutiva del genoma mitocondrial.