El cerebro mantiene el patrón del lenguaje perdido

La lengua materna de un bebé crea patrones neuronales que el cerebro inconscientemente retiene por muchos años, incluso si el niño deja de usar totalmente la lengua, tal como suceder cuando se adopta la lengua de otro país. El estudio conjunto realizado por científicos del Instituto Neurológico de Montreal y el Hospital - El Neuro y el Departamento de Psicología de la Universidad de McGill, ofrece la primera evidencia de que trazado neural de la lengua "perdida" se mantienen en el cerebro.

La investigación se realizó mediante el análisis de resonancias magnéticas funcionales de 48 niñas de entre 9 y 17 años que fueron escogidos en Montreal. El primer grupo de niños nació y crió en una familia monolingüe de habla francesa. El segundo grupo estuvo conformado por niños de habla china que fueron adoptados desde bebés y que más tarde se convirtieron en francófonos monolingües con ningún recuerdo consciente de su lengua materna. El tercer grupo estaba constituido por niños bilingües que hablaban fluidamente chino y francés.

Luego, se escanearon el cerebro de los niños de los tres grupos mientras escuchaban los mismos sonidos del idioma chino. Los investigadores se sorprendieron a observar que el patrón de activación cerebral de los niños chinos adoptados que 'perdieron' o interrumpieron totalmente el habla de su lengua coincidía con el otro grupo que continuó hablando chino desde su nacimiento. Este patrón difería completamente del primer grupo de hablantes franceses monolingües. Con lo cual concluyeron que estas representaciones neuronales solo podrían haber sido adquiridos durante los primeros meses de vida.

El estudio sugiere que la información así como los principios de adquisición del lenguaje sólo se mantienen en el cerebro, sino que influyen inconscientemente en el procesamiento cerebral durante años, tal vez durante toda la vida, señalan los científicos. Esto indica, además, la existencia de un estadio especial para la adquisición de información que definen períodos óptimos de desarrollo. Este hallazgo contradice los argumentos en el campo de la adquisición del lenguaje, así como las afirmaciones que indican que estas representaciones neurales del cerebro se sobrescriben o se pierde a través del tiempo.

Las implicaciones de este hallazgo son de largo alcance, abren la puerta para que las cuestiones relativas tanto al re-aprendizaje de un lenguaje adquirido temprano y la influencia inconsciente de estas experiencias tempranas en los resultados posteriores de desarrollo.

El artículo ha sido publicado en la revista científica PNAS y desarrollado por Lara Pierce, estudiante de doctorado en la Universidad de McGill.