Diente puede revelar el sexo biológico de un resto humano

 

Un equipo liderado por investigadores de UC Davis ha ideado una nueva forma de estimar el sexo biológico de los restos óseos humanos basados en trazas de proteínas de los dientes.

Estimar el sexo de los restos humanos es importante para los arqueólogos que quieren entender las sociedades y los pueblos antiguos. Los investigadores pueden medir las características de los huesos que difieren entre machos y hembras, generalmente la pelvis. Pero los esqueletos de niños y adolescentes no muestran estos cambios estructurales, y con frecuencia los sitios solo pueden producir algunos fragmentos de hueso.

Por otro lado, el análisis de ADN es relativamente caro y es bastante frágil en comparación con otras moléculas, Sin embargo, los dientes se conservan bien y se encuentran a menudo en sitios arqueológicos.

Los científicos saben que diente puede decirnos mucho sobre la persona a la que pertenecía: los patrones de desgaste en el diente pueden informarnos acerca de la dieta; la morfología del diente puede informarnos acerca de la ascendencia (diferentes poblaciones en todo el mundo tienen pequeñas variaciones en la forma de los dientes); la placa adherida al diente puede informarnos sobre las bacterias en la boca de la persona, incluidas las bacterias patógenas; se puede marcar el diente con radiocarbono para saber qué edad tiene un resto; así como los datos de isótopos estables nos pueden decir cómo se movilizó una persona a través de un territorio.

Este nuevo método ha sido desarrollado mediante el uso de espectrometría de masas sensible para medir las proteínas de los dientes; es decir, los genes que están presentes en el esmalte dental.

Los científicos conocen que las proteínas (amelogeninas) desempeñan un papel en la formación del esmalte dental. Los genes de estas proteínas están localizados en los cromosomas X e Y que determinan el sexo biológico en los humanos, aunque dicha proteína, realmente, no tiene nada que ver con esto.

Cuando se realizan análisis forenses de ADN para determinar el sexo a menudo dependen de la búsqueda de los genes de dicha proteína en los cromosomas X o Y. Las hembras tendrán la amelogenina-X en sus dientes; los machos deben tener las versiones X e Y de la proteína.

En el estudio se observó 40 muestras de esmalte de 25 individuos, incluidos dientes adultos y "dientes de leche" de niños. Las edades de los dientes variaron de 100 a 7,300 años antes del presente, recolectadas en sitios arqueológicos en América del Norte y Perú. También se observaron muestras de dientes modernos.

De esta manera, fueron capaces de encontrar las trazas de amelogenina-X en todas las muestras y amelogenina-Y en aproximadamente la mitad de ellas. Un resultado positivo para la amelogenina Y significa que el diente debe provenir de un macho XY. Debido a que la amelogenina-Y generalmente se encuentra en niveles más bajos que la amelogenina-X, un diente con un resultado negativo para la amelogenina-Y podría ser un falso negativo si la forma de Y es demasiado pequeña para detectarla.

Para superar esto, los investigadores desarrollaron un método estadístico para calcular la probabilidad de tales falsos negativos dada una cierta cantidad de amelogenina-X. Así, desarrollaron el nuevo método que agregará otra pieza de información a los arqueólogos, quienes podrán conocer el sexo de un resto a partir de un solo diente.

El método fue desarrollado por Glendon Parker y sus colegas de la UC Davis y ha sido publicado en el Journal of Archaeological Science.