Descifran la base molecular de una leucemia aún incurable en los niños