Desarrollan células artificiales que reaccionan a los cambios ambientales