Consecuencias de la conquista española en la morfología del paisaje y la población de la costa norte del Perú

Estudios geomorfológicos y geoarqueológicas realizados sobre 31km de llanura de cresta de playa, entre el río Chira y Punta Balcones, la noroeste de la zona costera del Perú, concluyó que la llegada de los españoles causó un profundo cambio en la morfología costera, además de los otros cambios demostrados en la cultura humana, la salud y el bienestar.

Es un estudio comparativo en el cual se utilizó de datos históricos, arqueológicos, climáticos y geológicos para entender el cambio en los sistemas naturales y humanos que están inextricablemente ligados.

Con la llegada de los europeos la población del Perú se desplomó después de la conquista española, se cambiaron de los patrones y la intensidad de las actividades económicas. En el norte de Perú, estos cambios afectaron a la evolución de las crestas de playa, es decir, la formación de las dunas de arena estrechas por muchos kilómetros de longitud, paralela a la línea de la costa, al norte del río Chira.

Sin embargo, los investigadores señalan que este patrón se repitió hace aproximadamente 2800 años el cual se correlacionó con el aumento de la frecuencia del fenómeno de El Niño, y posiblemente con una disminución local en la población de aquel entonces.

Cuando Francisco Pizarro y su pequeño grupo de conquistadores desembarcaron en el norte de Perú en el año 1532 para comenzar su conquista del Imperio Inca, provocaron cambios profundos en la cultura, el lenguaje, la tecnología, la economía y la demografía de América del Sur occidental. También alteraron los procesos antropogénicos que fueron modelados por cambios en el litoral que había funcionado durante miles de años. A partir de la extirpación de las culturas locales como consecuencia de la conquista española, y continuando hasta el día de hoy, la intersección de la demografía, la economía, y la formación de las crestas playa –influido por El Niño en la playa de Chira- del Noroeste del Perú, ha cambiado la naturaleza de la evolución costera en esta región, sostienen.

La actividad humana del período estudiado fue, de hecho, esencial para la preservación de las crestas de playa de arena de la erosión eólica por vientos terrestres persistentes. Los investigadores sostienen que no hay crestas arenosas que pueden permanecer estables por mucho tiempo sin basureros que hacen el papel de armaduras. Con la conquista española del Perú, a partir de 1532, se produjo la despoblación extrema de la costa de Chira durante un siglo de conquista, lo cual cambió drásticamente la economía local, devastando la tradicional recolección de mariscos de la costa.

En un estudio anterior en los asentamientos en la parte baja del río Chira, a partir de 5100 y durante el período colonial, realizado en base a las edades de los depósitos encontradas en las crestas y los datos etnohistóricos sobre despoblación regional, se encontró que el patrón continuó a través de la conquista inca de la región, pero no en el período colonial, que causó gran devastación.

En los últimos 500, el descenso demográfico y el cambio económico han eliminado la cáscara de deposición en la costa, los cordones de las dunas recién formadas eventualmente perdieron su cobertura vegetal, se secaron, y diseñaron un nuevo paisaje árido y deshabitado. Así, concluyen, que la población local que vivía del mar eran los principales agentes geomorfológicos en todo el holoceno tardío, debido a que su actividad creaba depósitos de conchas que blindaban las crestas de playa de arena. Los humanos tenían un claro efecto en un sistema costero que ahora parece ser un paisaje natural deshabitado, pero es el producto de milenios de modificación antrópica del medio ambiente, sostienen.

Esta investigación también provee evidencia de una consecuencia no reconocida previamente de la conquista española, informan los científicos.

El estudio fue publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.