Cada 5 segundos se pierde una extensión de selva tropical equivalente a una cancha de fútbol

 

La Tierra perdió un área de selva tropical absorbente de carbono más grande que Suiza o los Países Bajos en 2022, la mayor parte destruida para dar paso a cultivos de ganado y productos básicos, reveló un análisis de datos satelitales recientemente publicado.

Eso es casi un campo de fútbol de árboles tropicales maduros talados o quemados cada cinco segundos, día y noche, y un 10 por ciento más que el año anterior, según el Instituto de Recursos Mundiales (WRI).

Los bosques tropicales destruidos el año pasado liberaron 2.700 millones de toneladas métricas de CO 2 a la atmósfera, equivalente a las emisiones de combustibles fósiles de India, la nación más poblada del mundo, informó la unidad Global Forest Watch de WRI.

Brasil representó el 43 por ciento de la pérdida, con la República Democrática del Congo y Bolivia responsables del 13 y el nueve por ciento, respectivamente.

Los más de 41 000 kilómetros cuadrados (casi 16 000 millas cuadradas) diezmados a nivel mundial el año pasado hacen de 2022 el cuarto año más devastador para los bosques primarios en dos décadas.

Lo paradójico de esto es que está pérdida acelerada se produce un año después de que los líderes mundiales prometieran en la cumbre COP26 de Glasgow en 2021 detener y revertir la pérdida de bosques para 2030.

A nivel mundial, la vegetación y el suelo han absorbido constantemente alrededor del 30 por ciento de la contaminación por CO 2 desde 1960, incluso cuando esas emisiones aumentaron a la mitad.

Los científicos temen que el cambio climático y la deforestación combinados puedan desencadenar la transición acelerada de la cuenca del Amazonas de bosque tropical a sabana, lo que podría alterar profundamente el clima no solo en América del Sur sino en todo el mundo.

 

Selva tropical, deforestación