Astrónomos descubren dos nuevos planetas y, uno de ellos, podría contener agua

Equipo internacional de astrónomos informó el descubrimiento de dos nuevos planetas que orbitan alrededor de una estrella muy antigua que está cerca de nuestro propio sol. Uno de estos planetas orbita la estrella a la distancia adecuada para permitir la existencia de agua líquida en su superficie, un ingrediente clave para mantener la vida.

La estrella de Kapteyn, llamada así por el astrónomo holandés Jacobus Kapteyn, quien lo descubrió a finales del siglo XIX, es la segunda estrella de más rápido movimiento en el cielo y pertenece al halo galáctico, un grupo extenso de estrellas que orbitan alrededor de nuestra galaxia en órbitas elípticas. Con un tercio de la masa del Sol, esta enana roja se puede ver con un telescopio de aficionado en la constelación austral de Pictor.

Los científicos encontraron planetas que orbitan alrededor de la estrella de Kapteyn. El planeta llamado Kapteyn b podría contener agua. Es por lo menos cinco veces la masa de la Tierra y orbita a su estrella cada 48 días. Esto significa que el planeta es lo suficientemente caliente para que el agua esté presente en su superficie.

El segundo planeta, Kapteyn c, es de una mayor masa, una súper-Tierra, en comparación con el nuestro. Su año dura 121 días y los astrónomos piensan que es demasiado frío para soportar el agua líquida. En la actualidad, sólo pocas propiedades de los planetas son conocidos: masas aproximadas, períodos orbitales, y las distancias de su estrella anfitriona. Mediante la medición de sus atmósferas con instrumentos que están actualmente en fase de desarrollo, los astrónomos verifican la presencia o ausencia de agua.

Los científicos afirmaron que "Encontrar un sistema planetario estable con un planeta potencialmente habitable orbitando una de las estrellas más cercanas a nuestro cielo, es algo alucinante. Esto es una pieza más que pone en evidencia que casi todas las estrellas tienen planetas, y los que son potencialmente habitables en nuestra galaxia son tan comunes como granos de arena en una playa ", dijo Pamela Arriagada, investigadora postdoctoral de Carnegie University.

Los sistemas planetarios detectados por la misión Kepler de la NASA están generalmente a cientos de años luz de distancia. Por el contrario, la estrella de Kapteyn es la estrella más cercana al Sol, está a sólo 13 años luz de la Tierra. Pero, lo que hace que este descubrimiento sea especial es la peculiar historia de esta estrella. Se cree que la estrella de Kapteyn nació en una galaxia enana que se interrumpió hace mucho tiempo y que fue absorbida por la Vía Láctea. Este canibalismo galáctico estableció a la estrella en un nuevo camino, por lo que es parte del halo de la Vía Láctea.

El núcleo remanente probable de la galaxia enana original es Omega Centauri, un enigmático grupo de estrellas ubicada a 16.000 años luz de la Tierra que contiene cientos de miles de soles similares en edad. Por mucho tiempo se pensó que era un cúmulo globular. De esto se deduce que la edad más probable de la estrella de Kapteyn y sus planetas es de 11,5 millones de años, que es 2,5 veces mayor que la Tierra y sólo 2000 millones años más joven que el mismo Universo (que se ha medido a 13,7 mil millones de años).

El estudio fue liderado por Dr. Guillem Anglada-Escude. Queen Mary University of London.