Óptica cuántica obtiene un importante avance en la captura de imágenes

La óptica cuántica ha dado un importante paso con el desarrollo de una técnica para la obtención de imágenes sin luz visible que podría revolucionar no sólo el mundo de la óptica.

Es conocido que, para obtener la imagen de un objeto se tiene que iluminarlo con un haz de luz y, luego, con una cámara captar la luz que se dispersa o se haya transmitido a través de dicho objeto. El tipo de luz requerido hacer brillar el objeto depende de sus propiedades y de la imagen que nos gustaría obtener. Por desgracia, en muchas situaciones prácticas el tipo ideal de la luz para la iluminación de un objeto no puede ser captado por las cámaras existentes en la actualidad.

Ahora, los investigadores del Instituto de Óptica Cuántica e Información Cuántica (IQOQI), el Centro de Viena para Quantum Ciencia y Tecnología (VCQ), y la Universidad de Viena, han superado este problema con el desarrollo de una técnica cuántica para obtener imágenes con características sorprendentemente contraintuitivas. Por primera vez, se ha obtenido una imagen sin la detección de la luz que se utiliza para iluminar el objeto fotografiado, mientras que la luz que revela la imagen nunca toca el objeto fotografiado.

El objeto (por ejemplo, el contorno de un gato) se ilumina con luz que permanece sin ser detectada. Además, la luz que forma la imagen del gato en la cámara nunca interactúa con él. Para realizar su experimento, los científicos utilizan los llamados pares "enredados" de fotones. Estos pares de fotones - que son como gemelos interrelacionados - se crean cuando un láser interactúa con un cristal no lineal.

La técnica trabaja con la detección de los fotones rojos que nunca interactuaron con el objeto y descarta los fotones infrarrojos que forman la única luz que ilumina el objeto.

En la investigación, que ha sido publicada en la revista Nature, los científicos explican el proceso logrado con ayuda de la física cuántica. Ellos confían en que su nuevo concepto para obtener imágenes es muy versátil y podría incluso permitir captar imágenes en la región del infrarrojo medio. Además, señalan que se podría encontrar aplicaciones para captar imágenes en situaciones con muy poca luz que es usual en campos tales como biología y medicina.