Más de 30 universidades, centros de investigación y empresas europeas se unen parar crear antibióticos más resistentes

El objetivo es obtener en 2019 al menos un antibiótico nuevo para tratar las infecciones por bacterias Gram-negativas.

El programa, denominado ENABLE, busca desarrollar nuevos antibióticos frente a patógenos Gram-negativos. El proyecto cuenta con una financiación de 85 millones de euros, durará seis años y está liderado por GlaxoSmithKline y la Universidad de Uppsala (Suecia), en la también participa en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de España, a través del Centro Nacional de Biotecnología y del Centro de Investigaciones Biológicas. ENABLE cuenta además con el apoyo de la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores (IMI), en la que intervendrán más de 30 universidades europeas, institutos de investigación y empresas.

En los últimos 30 años sólo se han introducido en el mercado dos nuevas clases de antibióticos. Mientras, el mundo se enfrenta a una creciente 'epidemia' de resistencia a este tipo de medicamentos. En este contexto, el descubrimiento y desarrollo de otros nuevos es esencial para mantener los avances médicos, pero plantea retos científicos, clínicos y financieros importantes, en particular para los antibióticos activos contra las bacterias Gram-negativas (como el E. coli). Estos microorganismos tienen barreras eficaces contra las drogas, su tratamiento resulta difícil y adquieren resistencias con facilidad. Los nuevos antibióticos que se descubren han de ser siempre utilizados con precaución para retrasar la aparición de resistencias en los microbios que se quieran tratar, por lo que se dificulta la amortización de las inversiones realizadas para su desarrollo.

Para responder a estos retos, IMI, una asociación entre la Comisión Europea y las principales compañías farmacéuticas, ha lanzado el programa ‘New Drugs for Bad Bugs’ (ND4BB), es decir, ‘Nuevos Medicamentos para bichos malos’. ND4BB engloba una serie de proyectos cuyo propósito es abordar los 'cuellos de botella' en el desarrollo de nuevos antibióticos innovadores y propugnar que se usen de forma eficaz.

El proyecto ENABLE, el tercero en la serie ND4BB, agrupa 13 países y reúne a 32 socios que pretenden encontrar fármacos antibacterianos a través del descubrimiento de nuevos compuestos y de la realización de la primera fase de ensayos clínicos. El objetivo es obtener en 2019 al menos un antibiótico nuevo para tratar las infecciones por bacterias Gram-negativas. FUENTE: CSIC.