El poder de las redes ciudadanas es clave para superar la pandemia de COVID-19